Afortunadamente, nuestras mentes están perfectamente estructuradas para tener ese mecanismo de seguridad que nos permite cambiar y continuar creciendo. Este mecanismo de seguridad es lo que llamamos TRANCE y en hipnosis desarrollamos un estado especial de trance de modo que nos permitimos crear un mundo más enriquecedor y agradable en el que vivir.

 

 

 

Algunos ejemplos de trances que suceden en nuestra vida diaria son:

 

  • Conducir un coche
  • Ver una película
  • Leer un libro

El estado de trance es algo natural que nos sucede continuamente en nuestras vidas diarias. Es una forma de equilibrar nuestras experiencias emocionales, una forma de hacer cambios en nuestras vidas y una forma de crecer y aprender como seres humanos.

 

 

Podemos concluir que la hipnosis es un proceso natural que sucede diariamente que podemos aprovechar para realizar cambios en los otros, en las personas con las que interactuamos de forma que no rechacen la información que les presentamos, ya sea ésta un consejo o una nueva forma de ver la realidad.

 

Lo interesante de todo esto es, si en vez de esperar a que ocurra un trance de forma natural, creo las condiciones para que suceda, es decir, lo creo yo en el otro, sería una gran ventaja en prácticamente todas las situaciones en las que me encuentro a lo largo del día, ¿no es así?.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X